Novedad: «El libro de los bolsillos», de Gonzalo Maier

Hace ahora justo un año, publicamos un libro repleto de observaciones fascinantes, pero encantadoramente refractario a la solemnidad. Material rodante es una obra «híbrida» (un término más biológico que literario pero útil si queremos obviar la pregunta, tediosa y complicada, de si es novela o ensayo) cuyo narrador, contradictorio a veces, radical siempre en su perplejidad, no es fácil de olvidar.

De ese libro de Gonzalo Maier se dijeron cosas significativas y bellas, como las siguientes:

«Sigue expandiéndose al término de la lectura como un itinerario sin fin. […] Reflexiones de apariencia liviana, pero muy refinadas, que conforman un espíritu muy apto para apreciar la sorpresa en la rutina.»

Francisco Solano, Babelia, El País

«Una novela divertidísima, llena de ideas chispeantes, de ocurrencias luminosas, de observaciones particulares e inesperadas.»

Diego Zúñiga, Qué Pasa

«Altamente subrayable. […] Solo cabe desear que Maier siga escribiendo y que nunca se pase al avión.»

Begoña Gómez Urzaiz, Cultura/s, La Vanguardia

«Enorme flexibilidad narrativa […] Impecable destreza de manos que apuesta por socavar […] la pesada importancia de lo real.»

Patricia Espinosa, Las Últimas Noticias

«Gonzalo Maier ha escrito un libro divertido, irónico, profundo y muy entretenido. Un libro que funciona como un cajón de sastre, repleto de digresiones maravillosas.»

Enrique Martín, Radio Euskadi

«Un libro híbrido que se compone de literatura –el estilo y las citas–, de crónica, de diarios, de aforismos incluso, perdidos en la extensión de párrafos que nunca se atascan o demoran.»

Rodrigo Pinto, El Mercurio

«Maier ha inscrito su nombre en esa familia de finos creadores que combinan sin recato no-ficción y novela, que han hecho de la metaliteratura un género mayor.»

Héctor J. Porto, La Voz de Galicia

«Me quedo con muchas cosas de «Material rodante». La ligereza, la opción estética, también la manera en que Maier elabora pequeños ensayos prácticamente a partir de nada.»

Roberto Careaga, Paniko

Ahora, justo doce meses después, en mayo de 2016, llega El libro de los bolsillos y estamos seguras de que Gonzalo Maier volverá a sorprender. No son muchos los que, como él, consiguen convencernos de que darle la vuelta a lo cotidiano puede ser tan fácil.

Aquí las primeras páginas de El libro de los bolsillos:

http://www.editorialminuscula.com/pdf/05_m.pdf

Gonzalo Maier habla sobre Material rodante aquí: https://youtu.be/ce5A3yUOgwA

¡Que lo disfrutéis!

Anna Maria Ortese. La mirada febril sobre Nápoles

Anna Maria Ortese (Roma 1914-Rapallo 1998) pasó sus primeros años de  infancia en Libia y luego vivió en distintas ciudades italianas, entre ellas Nápoles, que abandonó a mediados de los cincuenta. En 1975 se instaló en Liguria. Escritora precoz, se dio a conocer en 1937 con Angelici dolori, un volumen de cuentos que llamó inmediatamente la atención de la crítica por su originalidad.

El mar no baña Nápoles, de 1953, obtuvo el premio Viareggio y su publicación supuso la ruptura con sus amigos de la revista Sud, disconformes con el retrato que hace de ellos en el libro. A lo largo de su vida nómada y atribulada, escribió novelas, relatos y ensayos que conforman una de las obras más destacadas de la literatura italiana del siglo XX.

En castellano han aparecido, además de El mar no baña Nápoles, La iguana, Entre vela y sueño, El puerto de Toledo, El colorín afligido y Silencio en Milán.

Así se refiere Anna Maria Ortese a las reacciones que despertó la publicación de este volumen que, lejos de inscribirse en la corriente neorrealista, como consideraron algunos críticos de entonces, es la crónica febril de un desarraigo:

«El mar no baña Nápoles se publicó por primera vez en la colección Gettoni de la editorial Einaudi, con una presentación de Elio Vittorini. Era el año 1953. Italia salía llena de esperanzas de la guerra y discutía sobre todo. Por su argumento, mi libro también se prestaba a discusiones: fue juzgado, desgraciadamente, un libro “contra Nápoles”. Esta “condena” me supuso una separación, que se convirtió en definitiva en los años que siguieron, de mi ciudad.»

En los cinco espléndidos relatos del volumen, la mirada implacable de Ortese no puede apartarse del horror y la fascinación que le provoca una ciudad herida y mágica.

Una mirada que alterará para siempre la percepción de Nápoles y que los escritores posteriores no podrán permitirse ignorar.

Como demuestra la siguiente afirmación de Elena Ferrante, la celebrada escritora de la que se desconoce la identidad, en una entrevista que le hizo Nicola Lagioia para el diario italiano La Repubblica el pasado 4 de abril:

<<El capítulo de El mar no baña Nápoles titulado «La ciudad involuntaria» es el que, incluso en épocas distintas de mi vida, siempre consideré un punto de partida necesario si alguna vez intentaba contar lo que me parecía saber de mi ciudad.>>

La entrevista completa aquí:

http://www.repubblica.it/cultura/2016/04/04/news/_elena_ferrante_sono_io_nicola_lagioia_intervista_la_scrittrice_misteriosa-136855191/