editorial minúscula: los libros de otoño

Septiembre-diciembre 2018

 

 

Querida lectora, querido lector:

Tras las vacaciones nos esperan grandes títulos en editorial minúscula.

Para más detalles pincha aquí .

Aprovechamos para agradecerte tu constante y afectuoso interés.

El equipo de editorial minúscula te desea feliz verano y mucho, mucho tiempo para leer.

 

En librerías: «Buena alumna», de Paula Porroni

Paula Porroni
Buena alumna
Tour de force, 13buenaalumna
Páginas: 120
ISBN: 978-84-945348-3-6

En librerías a partir del 19 de octubre.

En una Europa en crisis y ante la falta de empleo, una estudiante que aspira a la excelencia regresa al pueblo inglés de su antigua y muy prestigiosa universidad. Cercada por la sombra del fracaso y una madre que ejerce el control por medio de transferencias de dinero desde Argentina, la protagonista observa cómo su promesa de éxito se desvanece. Sus días, mientras tanto, se suceden entre casas y cuartos prestados, en los que muebles y objetos ajenos no son más que la evidencia de otras vidas malgastadas. Pero ella, sometiéndose a la más estricta de las disciplinas, se propone corregir el rumbo. Va a volver a estudiar para, ahora sí, triunfar: será por fin la mejor, la estudiante perfecta. Afilada como una hoja de afeitar, Buena alumna hiende con devastadora precisión la tersura de cualquier relato afable del presente para revelar un paisaje estéril, en el que solo germinan la violencia y el autocastigo.

Paula Porroni (Buenos Aires, 1977) estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires y cursó un máster en Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Cambridge y otro en Escritura Creativa en Español en la Universidad de Nueva York. Vive en Londres. Buena alumna es su primera novela.

paula-porroni-c-felipe-armstrong-bruzzone

Paula Porroni por (c) Felipe Armstrong Bruzzone

Así empieza Buena alumna:

«Lunes. Día de comienzos. Alquilo un cuarto por seis
meses en una zona alejada del centro y de los estudiantes. El
cuarto es chico y frío, amueblado con restos, basura que
otros tiraron a la calle y que la casera recogió. Una silla con
ruedas que no se desliza, un escritorio demasiado bajo.»