Novedad: «Quemaduras», de Dolores Prato

Dolores Prato (Roma 1892-Anzio 1983) creció en Treia, en la región italiana de las Marcas. Aquí residió hasta 1912, instruida primero por sus tíos, a quienes su madre la había confiado, y luego por las monjas salesianas. En 1918 obtuvo en Roma el título de magisterio; opuesta al fascismo, hasta 1927 enseñó letras en la escuela pública y posteriormente dio clases particulares. Una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, colabora con diferentes publicaciones, como Paese Sera, y publica dos libros, Sangiocondo (1963) y Quemaduras (1967), ambos autoeditados. En 1980, la editorial Einaudi publica una versión parcial (que ella consideraba amputada) de la novela Giù la piazza non c’è nessuno; la edición íntegra no apareció hasta 1997.

«Con frecuencia se mencionaban ciertas “quemaduras” […] que el “mundo” solía causar a quien intimaba más de la cuenta con él. […] No sé por qué, pero cuando se hablaba de las quemaduras, las miradas y las voces solían dirigirse más a mí, como si una inteligente e iluminada previsión avisara que yo estaba más expuesta que las otras a esos percances.» Intenso y deslumbrante, Quemaduras condensa el riquísimo universo poético de Dolores Prato, una escritora cuyo material primigenio fue siempre autobiográfico. Este relato no exento de ironía sobre una adolescencia pasada entre los muros de un colegio de monjas nos conduce, gracias a la poderosa mirada de Prato, a tiempos pasados en los que personas y objetos adquieren una impresionante densidad mítica.

«Un cuento tan perfecto como una novela en miniatura. […] La gran escritora de las Marcas consigue unir la memoria de la joven furiosa que fue con la anciana desilusionada en que se transformó. Con poderosa lucidez vincula a las dos mujeres en un pasado en movimiento, una gota imperdible de presente.»

Grazia Livi

Dolores Prato
 
Quemaduras
 
Posfacio de Elena Frontaloni
 
Traducción del italiano de César Palma
 
Colección: Micra
 
ISBN: 978-84-945348-8-1
 
Título original y año de publicación: Scottature, 1967, 1996.
 
Fecha de publicación: 24 de mayo de 2017

 

 

 

Anna Maria Ortese. La mirada febril sobre Nápoles

Anna Maria Ortese (Roma 1914-Rapallo 1998) pasó sus primeros años de  infancia en Libia y luego vivió en distintas ciudades italianas, entre ellas Nápoles, que abandonó a mediados de los cincuenta. En 1975 se instaló en Liguria. Escritora precoz, se dio a conocer en 1937 con Angelici dolori, un volumen de cuentos que llamó inmediatamente la atención de la crítica por su originalidad.

El mar no baña Nápoles, de 1953, obtuvo el premio Viareggio y su publicación supuso la ruptura con sus amigos de la revista Sud, disconformes con el retrato que hace de ellos en el libro. A lo largo de su vida nómada y atribulada, escribió novelas, relatos y ensayos que conforman una de las obras más destacadas de la literatura italiana del siglo XX.

En castellano han aparecido, además de El mar no baña Nápoles, La iguana, Entre vela y sueño, El puerto de Toledo, El colorín afligido y Silencio en Milán.

Así se refiere Anna Maria Ortese a las reacciones que despertó la publicación de este volumen que, lejos de inscribirse en la corriente neorrealista, como consideraron algunos críticos de entonces, es la crónica febril de un desarraigo:

«El mar no baña Nápoles se publicó por primera vez en la colección Gettoni de la editorial Einaudi, con una presentación de Elio Vittorini. Era el año 1953. Italia salía llena de esperanzas de la guerra y discutía sobre todo. Por su argumento, mi libro también se prestaba a discusiones: fue juzgado, desgraciadamente, un libro “contra Nápoles”. Esta “condena” me supuso una separación, que se convirtió en definitiva en los años que siguieron, de mi ciudad.»

En los cinco espléndidos relatos del volumen, la mirada implacable de Ortese no puede apartarse del horror y la fascinación que le provoca una ciudad herida y mágica.

Una mirada que alterará para siempre la percepción de Nápoles y que los escritores posteriores no podrán permitirse ignorar.

Como demuestra la siguiente afirmación de Elena Ferrante, la celebrada escritora de la que se desconoce la identidad, en una entrevista que le hizo Nicola Lagioia para el diario italiano La Repubblica el pasado 4 de abril:

<<El capítulo de El mar no baña Nápoles titulado “La ciudad involuntaria” es el que, incluso en épocas distintas de mi vida, siempre consideré un punto de partida necesario si alguna vez intentaba contar lo que me parecía saber de mi ciudad.>>

La entrevista completa aquí:

http://www.repubblica.it/cultura/2016/04/04/news/_elena_ferrante_sono_io_nicola_lagioia_intervista_la_scrittrice_misteriosa-136855191/

En 2016 se celebra el centenario del nacimiento de Shirley Jackson

Shirley Jackson (San Francisco, 14 de diciembre de 1916 ― Bennington, 8 de agosto de 1965) estudió en la Universidad de Syracuse. En 1948 aparecieron su primera novela, The Road Through the Wall, y el cuento «La lotería», que se ha convertido en un clásico del siglo XX. Su obra ―que también incluye otras novelas como Hangsaman (1951), The Bird’s Nest (1954) o La maldición de Hill House (1959) y los ensayos autobiográficos Life Among the Savages (1953) y Raising Demons (1956)― ha ejercido una gran influencia en Stephen King, Richard Matheson, Jonathan Lethem y Donna Tartt, entre otros escritores. En 1962 publicó Siempre hemos vivido en el castillo, que fue considerada por la revista Time como una de las diez mejores novelas del año.

«El sol aún brilla para nosotros. La autora del milagro es Shirley Jackson (…) Insuperable siempre, incluso más en esta su última obra.»
Dorothy Parker

«De entre todos los niños y los adolescentes precoces de la narrativa americana de mediados del siglo XX (…) ninguno es tan memorable como Merricat.»
Joyce Carol Oates

«Un libro único y excepcional (…) Su gran obra maestra.»
Jonathan Lethem

«Shirley Jackson no tiene rival gracias a los crecientes escalofríos que produce su prosa bella y serena.»
Dorothy Parker

«En el arte como en la vida, Shirley Jackson fue absolutamente original. […] Era única.»
Newsweek

«Considero el libro uno de los mejores de la temporada. […] Los cuentos de Jackson […] son de una sutileza expresiva que arrastra al lector con independencia del valor que se atribuye a sus tramas inquietantes. […] Formidables.»

Robert Saladrigas, La Vanguardia


Escucha a Shirley Jackson leer un pasaje del cuento «El amante demoníaco», incluido en Cuentos escogidos, aquí:

Lee las primeras páginas de Siempre hemos vivido en el castillo aquí:

http://www.editorialminuscula.com/pdf/03_tf.pdf

Lee las primeras páginas de Cuentos escogidos aquí:

http://www.editorialminuscula.com/pdf/11_tf.pdf